Recorridos

“Mi orgullo sería, si en verdad se creara un mito alrededor de mí, que se dijera que nadie me atrapó.” Esa ilusión, ese deseo testarudo, se extiende y respira de muy diferentes maneras debajo de todas las palabras de este libro.Todavía combate, desde las entrevistas y crónicas, el José Ignacio Cabrujas más incómodo, el que se empeña en escapar de las etiquetas y de las clasificaciones (...)...A lo largo de estas páginas, aparece y desaparece el José Ignacio Cabrujas más confidencial. Batallando consigo mismo. Se reconoce desesperado por vivir sin engaños. Confiesa que, cada vez más, Dios le resulta menos incómodo. Se reconoce sentimental (“envejecer es volverse un poco llorón”) y cree que la historia de su vida se resume en la simple búsqueda de ser amado por el mundo. (...) Cabrujas también es impúdico. Insiste. Invoca el humor, promete que jamás dejará que el poder lo atrape y lo eternice. Como si secretamente supiera que ese, quizás, sea el mejor método para seguir huyendo del mito. Habla y escribe, sin proponérselo, su mejor retrato. Esta es, sin duda, la autobiografía que José Ignacio Cabrujas jamás escribió.
Alberto Barrera Tyszka