Colección Indaga

Leer a Hermann Hesse es entrar en un mundo onírico, fascinante, en el cual no se sabe si se está soñando o enfrentado con la dura realidad de la vigilia. La frontera entre los dos estados se torna borrosa. La narrativa hace que el desarrollo de los acontecimientos lleve al lector a través de un estado fluido, propio de los sueños, cargado de numinosidad simbólica, para caer repentinamente en lo cotidiano. La energía se condensa de súbito y el devenir mágico del sueño se convierte en el objeto concreto, “duro”, similar en cualidad a aquellos con los que lidiamos todos los días. (…) Mucha de esa “magia”, muy propia de Hesse, a la cual hace referencia Ana María Rajkay en su obra, está vinculada con este fenómeno. (…) Es, precisamente, el desarrollo de esa sensibilidad y de la conexión con esas fuentes internas lo que ella propicia en sus estudiantes y también en sus lectores. (…) “El mago” no es entonces otra cosa sino el alquimista, quien en su “opus” literario toma la materia psíquica del lector para transformarla, revelándole aspectos sagrados de su cotidianidad, con la aparente simpleza del giro de un caleidoscopio.

Hugo Groening


Edición Impresa
  • Año de Edición 2008
  • ISBN 980-237-238-2
  • Dimensiones 15 x 21,5 cm