Colección Papiros

Los catorce textos que componen el primer volumen de cuentos de este autor se ciñen a ese registro de la vida donde los problemas existenciales pasan por el tamiz de la serenidad plástica, como queriéndonos decir que, incluso en la tragedia, el dolor o la incomprensión y la soledad, puede haber belleza si se la mira de la forma adecuada/ Héctor Torres
[1ª edición, 2009]
Quien esté al tanto de la marcha actual de la narrativa en Venezuela reconocerá en este primer libro de ficción de Pedro Enrique Rodríguez el inicio de una prometedora carrera. Los catorce cuentos que lo componen se ciñen a una búsqueda permanente de la creación que constituye, ella misma, un programa estético singular. Todos ellos van en pos de ese tempo visual, de ese registro de la vida donde los problemas existenciales pasan por el tamiz de una serena indagación plástica, como queriéndonos decir que, incluso en la tragedia o el dolor, en la incomprensión o la soledad, si se los mira de la forma adecuada, puede encontrarse la belleza. Es otra manera de afirmar que la imaginación narrativa y la buena escritura pueden transformar la realidad en un constante fluir en el que siempre podremos aspirar a salvarnos. Incluso cuando aparentemente no haya salvación alguna.
Héctor Torres