Colección Papiros

1968: Julio Miranda no pudo llegar en mejor momento. Para él y también para la cultura venezolana que inmediatamente comenzaba a estudiar, sumándose a quienes lo hacían ya y polemizaban sobre sus alcances. Crítico, articulista, antologuista, traductor, prologuista, redactor de revistas, autor de monografías, novelista, cuentista, cronista, él solo constituye todo un capítulo de la historia de la crítica literaria en Venezuela. Hasta su deceso en 1998, de forma ininterrumpida, se dio a la tarea de tratar de entender lo diferencial de nuestra cultura en el sentido más amplio: no sólo de la cultivada sino también de la audiovisual y masiva. En su obra dispersa, hasta ahora inabarcable, inaccesible, por estar regada en multitud de periódicos y revistas venezolanos y extranjeros, se plasma lo mejor de su temperamento crítico. Este volumen ofrece una cuidadosa selección de lo más relevante de ese vasto conjunto. Es el ojo crítico de Julio Miranda recorriendo con eficiente nitidez analítica y valorativa una multiplicidad de expresiones de la literatura y el cine venezolanos, sus grandes pasiones, y encontrando en ellos esa imagen nuestra que nos ve.

Oscar Rodríguez Ortiz